sábado, 31 de diciembre de 2011

Policía Política cerca la casa de Dama de Blanco

Rubén Carty Lowe

Periodista Independiente

 

14 de diciembre de 2011

 

Foto: agente represivo de la policía política conocido como Rafael

 

Temprano en la mañana del domingo, 4 de Diciembre, fueron cerradas las calles Santa María y San Sebastián por Estrada Palma No. 259, casa de los opositores Vladimir Alejo Miranda y Rita María Montes de Oca Chirino, Dama de Blanco, por el Agente Rafael, de la Policía Política, las Brigadas de Respuesta Rápida, la PNR, y un carro patrullero No. 274, así como otro carro del Policlínico de Especialidades, un carro de turismo chapa No. HWJ-045,  arrendado por Salud Publica para trasladar enfermos hacia los hospitales. Cuando deben utilizar el transporte para trasladar enfermos en vez lo cogen para actos de repudio contra defensores de los derechos humanos.

 

El innecesario y aparatoso despliegue solo tenía un fin, impedir que la Rita María Montes de Oca fuera a la Iglesia de Santa Rita este domingo junto a las Damas de Blanco.  Temprano en la mañana le comunico el Agente Rafael a Vladimir Alejo Miranda (esposo de Montes de Oca), que “hoy no hay ida a Santa Rita con las Damas de Blanco” cómo si él fuera el dueño de la vida de las personas.

 

Esto muestra una vez más el terror del Gobierno contra los Opositores, a manos de la Seguridad del Estado.  Luego Rafael amenazo a Vladimir con darle enfrentamiento con las turbas paramilitares, que este comanda en Guanabacoa.  El mismo agente se pasa la vida acosando y amenazando a los opositores.

 

Durante este operativo fue detenido el opositor Jesús Verdecía Castillo, quién se encontraba de visita en casa de la Familia Alejo-Montes de Oca.  Se lo llevaron en la patrulla 274, a las 8:00 am de la mañana y fue trasladado hacia la Unidad Policial de Guanabacoa.  Fue liberado después de la 1:00pm, la misma hora que levantaron el cerco sobre la casa de Alejo Miranda.

 

El tirano Castro dijo en 1959: “no queremos libertad sin pan, ni pan sin libertad, queremos libertad sin terror”, pero llevamos 52 años viviendo el estado de terror, implantado contra la sociedad civil cubana y la oposición, mientras el Pueblo pide comida en las calles, debido al hambre que padecen sus hijos y reclaman también una mejor vida de paz, amor, libertad y democracia.  Por eso, los Castro difícilmente podrán satisfacer a este Pueblo, que ya está perdiendo el miedo. 


Imprimir Pagina